Marcha educativa 2018

CONSTRUYAMOS FUTURO EN EXACTAS

Desde la asunción de Macri en 2015, les estudaintes vivimos ataques muy fuertes. La fuerte devaluación, los recortes de presupuesto y de becas, tarifazos y la vuelta al FMI son algunos ejemplos. Todo eso impacta en nuestra cursada, haciendo que cada vez sea más difícil cursar. Ante a esta ofensiva neoliberal, con este CECEN les estudiantes pusimos de pie exactas: fuimos protagonistas de luchas educativas históricas, movilizándonos frente al recorte presupuestario de la universidad en 2015 y redoblando los esfuerzos logrando una victoria en la marcha del 12 de mayo de 2016. Defendimos la ciencia argentina junto a les becaries e investigadores en la toma del MinCyT, y repensamos nuestra formación como científiques crítiques. La facultad también es un lugar de transformación, por eso creamos nuevas herramientas para enfrentar la macrisis y que nadie se quede sin cursar: un claro ejemplo es el programa de tutorías, ya que luego de años de construcción colectiva, les estudiantes logramos un avance concreto para combatir la deserción y así hacer de esta una facultad más inclusiva. Esto lo logramos dejando de lado mezquindades y dándole prioridad a la defensa de nuestros derechos estudiantiles por sobre todas las cosas. Lamentablemente, no todas las agrupaciones tienen esta perspectiva de construcción: durante la conducción del PO tuvimos un CECEN vaciado, que no sólo no priorizaba la participación estudiantil, sino que no ponía en discusión las necesidades de nuestra cotidianeidad en la facultad.

En el Consejo Directivo compartimos la representación estudiantil con Identidad durante estos últimos dos años. Vemos preocupadamente en elles, una desconexión con las necesidades de les estudiantes y un alejamiento de las actividades del CECEN, que les hace plantear debates que nos dividen. 2 ejemplos claros de esto son: la licitación de los comedores contraponiéndose al reclamo historico de un comedor universitario, que numerosas veces fue votado en asambleas; y el reglamento de cursada que pretende fijar condiciones actuales, que les estudiantes queremos mejorar y por las que venimos peleando, como verdaderos turnos noche. En este momento de incertidumbre hay que generar unidad y tener un planteo estudiantil fuerte para avanzar en derechos.

Estos años atravesados por la cuarta ola nos hicieron cuestionar permanentemente qué formas de construcción son necesarias en esta etapa. Nos queda clarísimo que nuestra tarea como estudiantes es repensar nuestra formación y aportar a la transformación de nuestra vivencia académica, luchando por la ciencia y la educacion. En este momento les estudiantes estamos echando a Macri, pero no nos conformamos con eso. Mientras algunas organizaciones se dedican a dividirnos y apuestan a su propio crecimiento, desde el FEM! entendemos que nuestro próximo desafío es construir una facultad, una ciencia y una educación pública con futuro.